¿Cómo enseñar y ser enseñados?

22.02.2018

Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia construcción o producción

Paulo Freire

Esta idea refleja fielmente lo que sería una educación formativa idónea. Un profesor es, según su definición, aquella persona que ejerce o enseña una ciencia o arte. Sin embargo, compartir sus conocimientos hacia los demás sería lo que más se le adapte. Un profesor es, a mi modo de parecer, aquella persona que tenga la capacidad de inspirar a otras a mejorar y potenciar sus habilidades. Su primera y fundamental idea es descubrir mediante un trabajo conjunto cuáles son éstas o dónde reside el fallo que impide poder progresar. Obviamente, también ha de ser un comunicador nato. Tiene que saber explicarse, adaptarse a cada perfil, y lo más importante, conectar con aquel que recibe la información para abrir el canal a partir del cual fluirá el aprendizaje.

Lo que vemos cambia lo que sabemos. Lo que conocemos cambia lo que vemos 

J.Piaget

Es un proceso bidireccional y en el que, al compartir, ambas partes salen enriquecidas. Además, se está siempre sujeto a cambios, a variaciones que permitan mejorar ese canal. Siempre como maestro no se ha de tener miedo al fallo, pues los que aprenden también lo tienen. No hay nada mejor que un fallo para un mejor aprendizaje. Hay que enseñar a lidiar también con los fracasos, y mostrarlos siempre como una parte del camino hacia adelante. No es tiempo perdido, sino trabajo hecho. La motivación es algo imprescindible en cualquier proceso vital. También desde mi punto de vista, esta figura debe mostrarse cercana, lo suficiente para que una persona de cualquier edad, confíe en que tú puedas ser esa persona que le motive, que le puede hacer mejorar y crea que lo que compartes con él/ella es creíble.

Siempre que enseñes, enseña a la vez de dudar de lo que enseñas 

Ortega y Gasset

A la vez, la educación no es algo rígido. Hay que mostrar que dudar es bueno, algo que socialmente no está bien valorado. Es un ejercicio de paciencia y de reflexión continua, y para los niños/as puede suponer el primer modo de libertad y de coger responsabilidades, ya que es algo personal e intransferible de forma automática. Despertar y potenciar esa curiosidad es lo que dará mayor avance al proceso. También a esas edades tempranas hay que reforzar esa autonomía y la no comparación hacia los demás. Cada camino es diferente y se traza según se avanza.

La educación es lo que sobrevive cuando todo lo aprendido se olvida 

B.F.Skinner

Es bueno también saber que la educación y la enseñanza no se restringe a colegios, institutos, universidades u otros centros, sino que es algo latente en todo momento y circunstancia. Además, todo el mundo educa de un modo u otro, sólo hay que saber cómo, hacía quién dirigimos el mensaje; y como receptor, saber discernir cuál es lo adecuado para que forme parte de nosotros.

Si te ha gustado el artículo, comenta y/o compartelo para que otros puedan leerlo