5 signos de alerta temprana en la Enfermedad de Parkinson

12.04.2018

La Enfermedad de Parkinson es un trastorno que viene producido por la falta de producción de dopamina, un neurotransmisor que interviene en la regulación de los movimientos, la marcha y el equilibrio, además de otras funciones no relacionadas con la motricidad.

5 signos que nos alertan

Lo primero que debemos tener en cuenta es que los signos que describiremos a continuación por separado no deben alertarnos. Por el contrario, en el momento que veamos que se presentan dos o más al mismo tiempo deberemos acudir al médico para  salir de dudas.

1. Temblores:

Este es el síntoma, por lo general, que se presenta de forma más temprana. Estos temblores que se producen en reposo, es decir, se producen en una parte del cuerpo que no está realizando ninguna actividad. Suelen comenzar en las manos pero, a medida que la enfermedad avanza, se extienden al resto de extremidades.

2. Rigidez muscular:

Se produce por el aumento del tono muscular, lo cual produce una limitación de los movimientos y provoca dolor. Se conoce como "rigidez en rueda dentada", cuando otra persona mueve las extremidades afectadas del paciente éstas se van deteniendo, mostrando una resistencia excesiva.

3. Bradicinesia:

Consiste en la lentificación de los movimientos, especialmente de los movimientos voluntarios complejos. Es particularmente frustrante debido a que puede hacer que las tareas sencillas se vuelvan difíciles.

4. Afección de la marcha:

Se caracteriza por una marcha lenta donde se arrastran los pies. Las dificultades se producen en todas las fases de la marcha, produciéndose problemas tanto para iniciar, para girar y para pararse.

5. Problemas posturales y equilibrio:

La postura se vuelve encorvada y flexionada, provocando una falta de equilibrio o inestabilidad postural, todo esto facilita que se produzcan caídas y haciendo más difícil el desplazamiento.

Estos son algunos de los principales síntomas que se detectan al inicio de la enfermedad, aunque hay muchos otros pueden llamar nuestra atención y que debemos tener en cuenta para un posible diagnóstico temprano: letra pequeña, pérdida de olfato, problemas de sueño, estreñimiento, voz baja, falta de expresión facial, dificultades en el habla, etc. 

Si te ha gustado el artículo, comenta y/o compártelo para que otros puedan leerlo