8 comportamientos nuestros que perjudican a nuestros hijos

08.02.2018

Queremos lo mejor para nuestros hijos pero a veces lo que creemos lo mejor, les ayuda a corto plazo pero a la larga les trae más problema. Aquí ponemos los ejemplos más comunes.

Hablar de ellos como si no estuvieran presentes

Hablamos de los niños con otras personas como si no estuviesen delante. Pensamos que no nos están prestando atención y que no se enteran de lo que decimos, pero en la mayoría de los casos quieren saber qué estamos hablando. Tenemos buscar otra ocasión porque si nos están escuchando puede que saquen conclusiones equivocadas al no comprender del todo nuestra conversación.

Discutir una decisión y que se enteren que no estamos de acuerdo

Es importante que los niños vean que sus padres están de acuerdo en los temas que a ellos les conciernen. Para a ellos debemos ser un equipo, por lo que si hay alguna discrepancia deberemos resolverla en privado.

Cambiar los horarios

Los niños necesitan estabilidad y rutinas. Si habitualmente cambiamos los horarios a ellos les descoloca y eso suele generar malos comportamientos. Además, la incertidumbre provoca ansiedad, si no sabemos qué va a ocurrir después nos ponemos nerviosos, por lo que es muy importante mantener unas rutinas en la medida de lo posible.

Castigar en función de nuestro humor

Las consecuencias por su mal comportamiento no deben estar supeditadas a cómo nos haya ido el día. Es decir, si estamos enfadados no podemos ser más duros con ellos, o si hemos tenido un día estupendo no podemos pasar por alto comportamientos que en otras ocasiones castigamos. Ya sabemos que la incertidumbre provoca ansiedad, por lo que deberemos intentar responder siempre de una manera adecuada, en lugar de si nos apetece discutir o no.

Darles "premios y regalos" constantemente

Si habitualmente les estamos haciendo regalos a los niños, comprándoles las cosas que desean, etc., estaremos quemando un cartucho muy valioso. Estas cosas actúan como reforzadores, es decir, son premios que les damos cuando tienen un buen comportamiento y si se las damos aleatoriamente, al final pierden su valor.

Dejarles a un lado a la hora de tomar una decisión que les incumbe

Como es normal no podemos tenerles en cuenta en cada decisión que tememos, pero es importante que, ante determinadas situaciones, les preguntemos qué opinan. Esto no quiere decir que siempre hagamos lo que ellos quieran, pero deben saber que su opinión es importante para nosotros.

Solucionarle todos los problemas

Aunque siempre estemos ahí para ayudarles debemos dejarles su espacio para que piensen en las soluciones de sus problemas. La capacidad de solucionar problemas no es innata, se aprende poniéndola en práctica, por lo que si siempre nos encargamos nosotros ellos no aprenderán.

"Eres" en vez de "te comportas"

El lenguaje que utilizamos es muy importante cuando nos comunicamos con las personas. Debemos evitar utilizar frases como "eres malo" cuando realmente lo que queremos decir es "te estás comportando mal".

Si te ha gustado el artículo, comenta y/o compartelo para que otros puedan leerlo