¿Qué tipo de apego tienes según la teoría del apego?

09.05.2018

La teoría del apego hace referencia a los vínculos emocionales que las personas forman con otras personas a lo largo de su vida, en particular a las relaciones a largo plazo, incluyendo las que existen entre padres e hijos y las de parejas románticas.

John Bowlby es considerado el padre de dicha teoría. Él define el apego como un vínculo emocional profundo y perdurable que conecta una persona a otra a través del tiempo y el espacio.

Tipos de apego

La psicóloga Marty Aisnworth contribuyó a dicha teoría identificando tres tipos o estilos de apego. Para ello, Ainsworth, realizó un experimento en el cual estudiaba la interacción de un niño tanto con su madre como con un adulto extraño. De dichos estudios salieron los tres tipos de apego:

1. Apego seguro:

Este tipo de apego ocurre cuando el niño se angustia al separarse de sus cuidadores principales y se calma cuando ellos regresan. Se caracteriza por la búsqueda de protección y cariño de la madre por parte del niño, siendo su madre o figura de apego una persona que se muestra cariñosa constantemente. El niño desarrolla un concepto de sí mismo positivo, convirtiéndose en el futuro, generalmente, en una persona estable y con buenas relaciones interpersonales.

2. Apego evitativo:

Los niños con este tipo de apego tienden a evitar a los padres o cuidadores. Esto es debido a que el cuidador no atiende necesidades de protección del niño, lo que no le permite desarrollar el sentimiento de confianza que necesita. Estos niños no muestran ninguna preferencia entre su cuidador y un desconocido. Los niños, y también los adultos, con este estilo de apego se sienten inseguros y desplazados por las experiencias de abandono del pasado.

3. Apego ambivalente: 

Estos niños responden ante la separación con una angustia excesiva que suele ir acompañada de enfado y protestas. Esto es debido a no haber desarrollado correctamente las habilidades emocionales necesarias. Se cree que el origen de este estilo de apego es debido a la escasa disponibilidad materna o de su figura de apego, sabiendo que no va a estar allí cuando lo necesite.

Más tarde, fue identificado otro tipo de apego, el estilo desorganizado, el cual se caracteriza por una conducta contradictoria y confusa. Los cuidadores de estos niños no tienen un patrón de comportamiento, actuando de una manera casi aleatoria ante las demandas del niño, siendo origen de cariño y al mismo tiempo de temor para el mismo.

Si te ha gustado el artículo, comenta y/o compártelo para que otros puedan leerlo