Psicología de Empresa

En la actualidad la situación de las empresas y organizaciones exige cambios. Dentro de la dinámica de creación de una empresa podía haber de base una serie de objetivos y expectativas que, con el paso del tiempo y día a día, no se cumplen y las acciones siguen siendo las mismas. Eso es desmotivador para las plantillas y al final cuesta dinero, puesto que las personas cumplen estrictamente con su función, pero no aportan su iniciativa porque su trabajo no les interesa, debido a esta desconexión entre lo que se dice y lo que se hace.

Un buen aliado en este cambio de paradigma es la psicología positiva. Y dentro de ella el enfoque en las fortalezas de los empleados, en lugar de en sus áreas de mejora (como ha ocurrido hasta ahora). En una época de crisis como la actual, no podemos seguir debilitándonos con aquello que no sabemos hacer, hemos de desarrollar nuestros puntos fuertes, aislar el miedo y trabajar las fortalezas hasta convertirlas en hábitos.Las organizaciones precisan gente que aporte ideas.

Las organizaciones que se orientan hacia los puntos fuertes de las personas que las forman tienen más opciones de obtener mejores resultados.

Pero son pocas las compañías que siguen estos criterios, que en Estados Unidos parecen estar más extendidos. Firmas de gran tamaño ya están comprobando que la dirección por valores centrada en el enfoque positivo es rentable.

Dentro de este área los problemas más comunes que nos llegan a consulta son:

► Depresión y estados de ánimo

► Estrés

► Burnout

► Acoso laboral (mobbing)

► Desarrollo de competencias profesionales

► Orientación profesional y formativa

► Búsqueda de empleo