Terapia de Pareja

La Terapia de Pareja es muy útil cuando te enfrentas a momentos difíciles que pueden acabar rompiendo tu relación. Los motivos de conflicto pueden ser muy diferentes y complejos pero sabemos que el resultado para ambas personas de la pareja suele ser parecido.

  • Sientes que das más de lo que recibes y eso te frustra y te cansa.
  • Las discusiones se vuelven cada vez más largas por cualquier motivo.
  • Piensas e interpretas el por qué de las cosas que hace por ti.
  • El foco se centra en lo que hace mal o lo que no te gusta.
  • Sientes que nunca va a cambiar y que será una negatividad constante en vuestra vida, perdiendo así la ilusión o motivación hacia el cambio.

Si te has sentido indentificado/s con al menos dos de estas afirmaciones o sentimientos, entonces la terapia de pareja es para ti.

¿Por qué ir a Terapia de Pareja?

Los problemas más frecuentes que tratamos en nuestro centro

  • Comunicación inapropiada e ineficaz
  • Enfados repetitivos
  • Disminución del deseo
  • Celos y falta de confianza
  • Conducta inapropiada en la pareja
  • Infidelidades
  • Desacuerdo en la crianza o educación de los hijos
  • Cambios con el nacimiento de un hijo
  • Conciliación en los trámites de separación
  • Problemas de sexualidad de uno o ambos miembros de la pareja

Preguntas Frecuentes

Tus preguntas y nuestras respuestas

¿Cómo es la Terapia de Pareja?

Un experto en terapia de pareja ofrece apoyo e interviene para explicar las causas que han llevado a la situación actual, detecta los patrones destructivos que se han establecido y propone pautas, ejercicios y negociaciones para llegar a una solución y romper las barreras que bloquean la relación.

Durante la primera parte del tratamiento tenemos tres objetivos muy claros:

  1. Obtener un diagnóstico preciso.
  2. Explicar a la pareja con claridad las causas y el proceso que les ha llevado a la situación actual. Trazar los nudos del problema de pareja. 
  3. Elaboramos un plan de acciones terapéuticas para las sesiones siguientes.

¿Qué pasa si el psicólogo cree que nuestra relación no tiene solución?

Un psicólogo no puede tomar esta decisión. Es una decisión que depende de los miembros de la pareja, aunque el terapeuta puede ayudarles en la toma de decisiones y en proponer tareas que les ayuden a tomar la decisión más oportuna.

¿Cuánto dura una terapia de pareja?

Esta es la pregunta más frecuente cuando las parejas acuden a nuestro centro y es difícil de pronosticar ya que cada caso es único. Nosotros, en la primera evaluación, intentamos poder aportar un plan de tratamiento, así como ajustarnos a las posibilidades y disponibilidad de los pacientes para que, más o menos, puedan valorar como sería el tratamiento. Aun así, factores como la motivación, dificultad en la adquisición de nuevos recursos, posibles problemas psicológicos existentes, etc. hacen muy difícil poder contestar a esta pregunta y podrían cambiar ese pronóstico inicial.

¿Es conveniente la terapia de pareja cuando hay problemas de agresividad?

La persona con problemas de agresividad puede acudir tanto con su pareja como sin ella. Si acuden ambos existirá una información más amplia sobre el problema, así como la visión de quien frecuentemente es el receptor de esta agresividad. Es frecuente poder contar con el apoyo del miembro no agresivo de la pareja en alguna sesión, pero el tratamiento está más focalizado en lo individual. 

La agresividad puede surgir sólo en el seno familiar o ampliarse a otras áreas, por ello es importante realizar una evaluación específica del problema de agresividad para poder analizar las causas, así como poder evaluar cómo la persona interpreta las situaciones de su día a día. También se hará un trabajo encaminado a la mejora de la relación de pareja en sí misma.

¿Nuestros problemas son tan graves como para ir a terapia?

Con frecuencia subestimamos la gravedad de nuestros problemas. Pensar que la pareja no funciona es algo tan difícil de asumir que preferimos ignorarlo. Nos engañamos atribuyendo las dificultades a cambios propios de las etapas por las que pasan las parejas a lo largo del tiempo. Cuando los conflictos dejan de ser aislados, buscar ayuda profesional es la forma más adecuada e inteligente de enfrentarse a ellos.

Cuanto antes consulte con un psicólogo experto, más fácil será retomar el bienestar. No esperen a que sus hijos perciban sus dificultades o a perderse el respeto mutuamente.

Consulte a un experto antes de que esto suceda.

Está decidido, nos separamos, ¿cómo puede ayudarnos la terapia?

Si habéis tomado la decisión de separaros suele haber varias cuestiones que preocupen y sobre las que se debe actuar de la mejor forma para evitar conflictos mayores. La terapia les ayudará a llegar a un acuerdo con estas decisiones y evitar enfrentamientos. La negociación en esta fase es fundamental y un psicólogo puede ser el conciliador ideal. Algunos problemas comunes que enfrentan a las personas que deciden separarse incluyen:

  • ¿Cómo se lo contamos a nuestros hijos? ¿Quién tendrá su custodia?
  • ¿Qué hacemos con la casa, los muebles y todas las cosas en común?
  • ¿Debemos escoger a un abogado cada uno
  • ¿Quién se marcha de casa?
  • ¿Qué relación debemos tener a partir de ahora
  • ¿Cómo van a reaccionar nuestra familia y amigos
  • ¿Qué puedo hacer para lidiar con mis sentimientos de rabia, soledad, fracaso?

¿Puedo hacer terapia de pareja si la otra persona no quiere ir?

En principio no existe inconveniente. Nosotros recomendamos realizar una primera evaluación donde poder valorar qué es lo que sí, o no, puedes conseguir sin su participación. A pesar de ello siempre partimos de la premisa de que los cambios en uno de los miembros de la pareja (por ejemplo el que acude a terapia) suelen repercutir en el otro. Por ello, todo en lo que uno a nivel individual pueda mejorar y avanzar influirá en el otro, lo que aumentará las probabilidades de cambio de la pareja. Si tu pareja no quiere acudir a terapia, pero tú te sientes mal en la relación, al fin y al cabo, te encuentras mal contigo mismo/a, poder modificar eso ya será un éxito que te permitirá evaluar la situación de pareja.

Indudablemente la participación de la pareja enriquece la terapia, en especial, si se pretenden alcanzar determinados objetivos. Es bastante frecuente que cuando uno de los dos acude a terapia, el otro se anime a venir al ver los cambios que se están produciendo.  

Hablemos de ti,

Sin compromiso alguno, cuéntanos tu problema, te escuchamos